Organización familiar

Organización familiar

Preparando la vuelta al cole

Siempre hay magia en el comienzo de un nuevo año escolar: el olor a papel, las mochilas, los estuches de colores. Todo parece nuevo, aunque no siempre sea así.

Como padre, todo adquiere un significado completamente distinto, aunque la emoción del primer momento puede desvanecerse rápidamente con el inicio de los deberes, las invitaciones de cumpleaños, los chats de tareas y la lista sigue y sigue …

Ya sean porque tus hijos están en edad de empezar el colegio o se trate de adolescentes experimentados, que puedan o no estar tan entusiasmados con sus próximas tareas, esta es una época maravillosa e importante todos.

Simplificar las rutinas desde el inicio con el fin de organizarse y mantenerse así durante semanas y meses es importante.

Te dejamos cinco consejos de organización para un año escolar exitoso, que puedes iniciar durante el verano:

Actualizar la entrada a casa

Con la calma del fin del verano, podemos tomarnos unos minutos para evaluar la entrada de nuestra casa.

Los juguetes de playa deben limpiarse y guardarse, dejando espacio para las mochilas y los zapatos y accesorios adecuados para la nueva temporada. Separa todo lo que tu hijo ya no quiera o no le sirva (no lo tires si puedes donarlo), y guarda cualquier cosa que pueda distraer su rutina matutina (juguetes y electrónica), estas cosas debería tener espacio en otro lugar.

La entrada de tu casa debería funcionar como una línea de ensamblaje bien engrasada: ganchos para abrigos y mochilas, y contenedores o cubos para zapatos y accesorios. Si el espacio lo permite, cada niño debe tener un área asignada (y etiquetada) para utilizar. Así, se acabó el tener cosas tiradas y tener que ir recogiendo detrás de ellos, a menos que tengan menos de 3 años o tengan otras circunstancias que requieran una ayuda adicional.

Para acabar con el desorden de papeles (o una hoja de permiso perdida), pon a sus hijos en la rutina de vaciar sus mochilas, tan pronto como entren por la puerta. Disminuir el consumo diario de papel reduce de forma significativa el desorden que puede acumularse durante el fin de semana. Necesitarás menos tiempo y atención a la larga si lo haces de esta manera.

Y es que, introduciendo estos pequeños cambios de hábitos, al tiempo que se promueve la independencia e involucra a los hijos, se gestiona lo que se espera de ellos desde el principio. Es posible que no siempre cuelguen su abrigo sin que se lo digan, pero el nuevo sistema hará que las mañanas tranquilas sean la norma, y ​​no la excepción.

Sincroniza los calendarios

Con el inicio de las tutorías y las actividades extraescolares, es importante establecer cómo se comunicará tu familia para mantener a flote los horarios de todos. Ya sea que establezca con un calendario en papel o electrónico; ¡decida qué método funciona mejor para su familia y sígalo!

Para los niños mayores con móviles, Google Calendar es fácil de usar y puede abordar incluso los horarios más locos con el intercambio familiar, especialmente con códigos de colores y más. Si la tuya es una familia de calendarios de papel (o tienes hijos pequeños que no saben leer o no tienen teléfono), cuelga el calendario escolar en la cocina o en un área donde todos lo puedan ver. Tener ese recordatorio visual de los compromisos semanales es una forma infalible de realizar un seguimiento de todos, sin que haya malentendidos.

 

 

Carrito de tareas de bricolaje

Incluso en nuestros días llenos de tecnología, los niños inevitablemente necesitarán herramientas de escritura (como un lápiz o bolígrafo) cuando se sienten para hacer los deberes, así como otros suministros según su edad (es decir, una tijera, un compás o una calculadora). Crear un carrito de deberes simplifica el proceso general, ya que todo está al alcance de su mano. No perderá tiempo buscando ese lápiz número dos o solicitándote uno. Tener una estación de suministros portátil hace que la tarea sea accesible en cualquier lugar (tu pequeño puede preferir sentarse en la mesa de la cocina pero otro de tus hijo puede preferir la tranquilidad de otro espacio). La limpieza con este método es un sueño total.

¡Este carrito puede tener muchas secciones para dividir por categorías, y también es un lienzo en blanco para aquellos niños más pequeños que pueden disfrutar de personalizarlos con su nombre o pegatinas antes de que comience la colegio!

Crear una estación de meriendas

Las mentes en crecimiento necesitan mantenerse enfocadas y alimentadas, ¡y no hay razón para que los niños no puedan servirse a sí mismos en esta labor! Selecciona refrigerios que consideres sanos para tus hijos (queso, palitos de verduras, etc.) y sitúalos fácilmente accesibles en la nevera o la despensa. ¡Los niños pueden picar en el camino hacia la autosuficiencia, mientras los padres se salvan de convertirse en cocineros a todas horas!

 

Reponga su gabinete de bienestar

Cualquier padre sabe que la escuela alberga muchos gérmenes y virus (especialmente si tienes niños en edad preescolar). Estas bacterias eventualmente conducen a niños enfermos.

Para estar preparado para esos días menos que agradables, toma nota de lo que hay en tu botiquín de bienestar o medicinas. Verifica las caducidades y repon los artículos que sabes que necesitarás para las temporadas de gripe. Tener paracetamol listo para esos picos de fiebre de las 2 de la madrugada, o desinfectantes para las secuelas de las actividades físicas son salvavidas para esos momentos inesperados, pero inevitables.