Pedro Tourón
Presidente de la asociación navarra de familias numerosas

La familia es lo primero. 

Lo hemos oído mil veces. Dicho de muchas maneras. En boca de gente de todo tipo. Suena cuando alguien ha tenido un gran éxito y cuando ha ocurrido lo contrario. Todos lo pensamos. Y lo sentimos. 

Pero luego llegan las prisas, el sube y baja, el corre que no llegas… Ese circo de mil pistas en el que hemos convertido la vida. Y la familia, se queda ahí. En esas frases ya manidas.

Este fin de semana se ha celebrado el Día Internacional de la Familia y es un buen momento para celebrar. Y para pensar qué es la familia. ¿Me preocupa? ¿Me ilusiona? ¿Es lo primero? ¿O al menos, lo segundo?

En la Asociación Navarra de Familias Numerosas hemos tratado de hacer este examen. Y por más que nos reunamos con grupos políticos, con empresas, agentes sociales… Nos repetimos que la causa merece la pena. 

Que se tenga en cuenta a la familia en las decisiones políticas, que se le valore como consumidora, como cuidadora, como lugar de crecimiento, como ese sitio al que volver, ese hogar en el que uno simplemente es y se le quiere por eso. Donde equivocarse está bien. Donde reímos, pero, sobre todo, donde podemos llorar. Un lugar que llevamos con orgullo a pesar de las imperfecciones.

Para lograrlo, no solo se necesita dinero. Hace falta creer que todos deberían tener derecho a formar la suya. Sin pensar en “cómo voy a tener otro hijo si no tengo con quién dejarlos”, “cómo voy a tener otro hijo si no llegamos a fin de mes”, cómo…. La pregunta no es el cómo, sino el qué. ¿Qué quieres tú?

Y que todos los demás (políticos, asociaciones, empresas) trabajemos juntos para lograrlo. Eso no significa crear modelos. Homogeneizarlas. Significa quererlas en su diferencia. Darles lo que necesitan. Evitando las tallas únicas. La estandarización. Porque cada familia es un mundo, con frase hecha incluida. 

Soy padre de familia numerosa e hijo de familia numerosa. Soy presidente de la Asociación Navarra de Familias Numerosas. Y no creo que mi familia sea mejor. Pero sí que merece ser tratada en su complejidad. No quepo en un coche de cuatro plazas. Ni en una mesa para dos. Puede que incomode a algunos. Sin embargo, es lo que soy y como yo, otras 13.000 familias en nuestra querida Comunidad Foral.  

Esa es nuestra propuesta. Que se valore nuestra diferencia a través de medidas como la renta media estandarizada, por ejemplo. Que se considere que no es lo mismo ganar 10 si luego hay que dividirlo entre 2 o entre 8. Que un sistema que no diferencia es un sistema que acaba discriminando. 

Pero vamos más allá. Si la familia importa, ¿deberíamos protegerla con políticas que ayuden a formarla? Si sabemos que la familia es la principal cuidadora de dependientes, ¿habría que buscar el modo de apoyarla? Si nuestro país sufre un invierno demográfico donde hay pueblos y zonas enteras vaciadas. ¿No son las familias numerosas una posible solución a ese futuro incierto de pirámides poblacionales desproporcionadas?

Como ya he dicho en más de una ocasión, el compromiso con el futuro no entiende de colores. 

¿La familia es lo primero?

 

Pedro Tourón Porto

Presidente de la Asociación Navarra de Familias Numerosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responder
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?